martes, 12 de junio de 2018

CALABACÍN RELLENO DE CARNE EN SALSA DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO Y PATATA AL ALIOLI





Dificultad: Media
Precio por persona:  Menos de 6 euros (algunos ingredientes sobran para otros guisos)
Ingredientes:

  • Un calabacín redondo
  • 100 g de carne picada a elegir
  • Una zanahoria pequeña
  • Unas pasas
  • Una cucharadita de alioli
  • Media cebolla pequeña
  • Dos cucharadas de tomate frito
  • Una cucharada de queso Roquefort
  • Una loncha de jamón serrano
  • Una patata pequeña o de ración
  • Una terrina de concentrado de salsa de pimientos
  • Una terrina de alioli tipo casero
  • Leche evaporada
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

Cortamos el "sombrero" del calabacín de modo que nos quede un espacio suficiente para trabajar el resto del calabacín. Con una cuchara francesa (las de hacer bolitas de melón) vaciamos el calabacín sin llegar a la corteza pero dejando unos milímetros de pulpa, hacemos lo mismo con el sombrero y reservamos la pulpa en film transparente para que no ennegrezca.

En una sartén ponemos a pochar la cebolla cortada en dados pequeños para no sea molesta de encontrar en el relleno, hasta que quede caramelizada.

Precalentamos horno a 210 grados

En un bol mezclamos la carne picada, la zanahoria rallada (un tercio respecto a la carne), un poco de la carne del calabacín previamente picada, unas pasas, el tomate frito, la cebolla caramelizada,  una cuchara de postre de alioli, una pizca de sal y una pizca de pimienta.

En el fondo del calabacín ponemos un poco de queso roquefort y llenamos el resto con la mezcla de carne, bien compactada hasta formar un volcán donde apoyamos el sombrero como en la foto y reservamos.

Cogemos la patata y le hacemos un pequeño corte en la base para aplanarla y que se mantenga estable, de lo contrario bailará tanto al cortarla como en el horno, cortamos la patata sin pelar en cortes finos y sobre todo sin llegar a la base o la partiremos. Una vez cortada introducimos en cada corte un pellizco de jamón salado enrollado y con la ayuda del cuchillo por la parte roma lo hundimos al fondo, así conseguimos que los cortes queden bien abiertos. Aderezamos con pimienta y cubrimos con alioli abundante que penetre bien en cada corte.

Introducimos el calabacín y la patata en el horno a media altura, a 210 grados unos 40 minutos. Cuando hayamos comprobado que la patata está bien hecha pinchándola con un palillo de pincho,  ya podemos apagar el horno y mientras hacemos la salsa dejamos dentro las dos cosas para mantener caliente.

En la sartén donde pochamos la cebolla limpiada simplemente con un papel de cocina, tiramos medio vaso de leche evaporada (es mucho mas ligera de grasas que la nata de cocinar y aguanta días en la nevera), una o dos cucharadas de postre colmadas de salsa concentrada de pimientos ,yo utilizo Flor de Romaní, es una terrina pequeña y muy intensa, que igual vale para hacer salsas, que para untar,  y calentamos sin dejar de remover hasta que espese. Opcionalmente podemos acabar de espesar con un poco de harina de maíz disuelta en agua fría, pero con moderación si no queremos tener como resultado un espesor tipo bechamel.

Ya podemos emplatar, para ello llenaremos la base del plato de la salsa y a cada extremo la patata y el calabacín, y listo !!!!  Ah!! menos el sombrero yo me lo como todo !!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario